http://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pnghttp://direktorfilms.com/wp-content/uploads/2013/05/think-small.pngDe neuromarketing, focus groups y otras formas de predecir el futuro.

De neuromarketing, focus groups y otras formas de predecir el futuro.

La publicidad se ha vuelto bastante precisa y al parecer no estamos tan lejos de poder leer, literalmente, la mente de nuestro grupo objetivo. ¿Pero eso es bueno para las ideas? ¿Es bueno para la creatividad? Muchos piensan que sí, otros piensan que no.

Ahora, a pesar del título, este post no pretende defender ni atacar las bondades del Neuromarketing, los focus groups y demás técnicas con las que se intenta entender la mente de los consumidores, la idea de este post más bien es reflexionar y reírnos un poco de lo que pasa cuando nos ponemos demasiado racionales a la hora de construir nuestras piezas de comunicación pensando únicamente en salir bien evaluados en estos estudios, y para ello, vamos a viajar en el tiempo a los años 50.

En los años 50 Mc. Donalds ni siquiera llevaba 10 años de operaciones, la era espacial apenas comenzaba y ya el mundo contaba con una nueva forma de destrucción: la bomba H. Por el lado de la publicidad, en DDB se acababa de crear una campaña que más tarde sería elegida por la gente de Ad Age como la mejor campaña del siglo XX: Think Small.

Fue todo un éxito a pesar de contradecir las reglas que manejaba la publicidad hasta entonces. Pero sin embargo la publicidad en general seguía siendo la de siempre, la que iba a la fija y no arriesgaba mucho para poder asegurar la atención y comprensión de los consumidores. Por eso en 1963 Fred Manley, el V.P., Director Creativo de BBDO San Francisco, la sacó del estadio con una guía que satirizaba esas reglas inamovibles de la publicidad de la época: “Las nueve formas de mejorar un anuncio”. Lo sorprendente del tema es que aún hoy, 50 años después, esta guía continúe teniendo vigencia.

Disfruten (una vez más los que ya lo conocían) la metamorfosis de este famoso aviso a medida que Fred Manley (con ilustraciones de Hal Riney) nos muestra las “mejoras” que exige cada regla:

Aviso original.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Muestra el producto.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: No uses titulares negativos.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Menciona tu marca en el titular.

think-small-3

Regla: Muestra personas disfrutando tu producto.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Destaca las novedades.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Dale un espacio prominente al logo.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Evita connotaciones negativas del producto.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Dile al consumidor dónde conseguir el producto.

9 formas de mejorar un aviso

Regla: Pon la lista de distribuidores.

9 formas de mejorar un aviso

¡Y ahí lo tienes! Un anuncio con todo lo que se necesita 😉

No te pierdas lo más reciente de nuestros directores:

• Juan Carlos Beltrán
• Hector Niel
• Rodrigo García
• Sergi Capellas
• Alejandro Toledo

• Nes Buzzalino

zp8497586rq